Difunde el Blog
Comparte en Google

miércoles, 9 de mayo de 2012

Santiago Calatrava te la clava


Santiago Calatrava es, en estos días un personaje muy nombrado y no sólo por ser un arquitecto excepcional, si no también por sus por sus polémicas obras o sus “excepcionales” presupuestos que aumentan el coste inicial como kilos de acero se emplean en sus obras. Y por si esto fuera poco, el pueblo se le echa encima como ya pasó con otros personajes bien pagados, por tributar sus impuestos fuera de nuestro país. La última plataforma para airear sus trapos sucios la podemos encontrar en: http://www.calatravatelaclava.com/. Una web creada por Esquerra Unida que enumera las pifias del arquitecto y las irregularidades tributarias.

Sus obras se caracterizan por la ausencia de líneas rectas, por el empleo de acero y vidrio creando unas estructuras que se convierten en la envolvente misma del edificio y por no resultar especialmente baratas. Entre las obras más conocidas del arquitecto se encuentra la “la cuidad de las artes y las ciencias” de Valencia, no exento de polémica por incrementar el presupuesto de la obra de 1.100 millones de euros a 1.700 millones, ahí es nada.
O el “puente de la constitución”, levantado sobre el gran canal de Venecia, del que los venecianos no tienen especial cariño debido a la flexibilidad de la estructura que hace que vibre al andar sobre él. El presupuesto pasó de 7,2 millones de euros inicialmente a 11,2 millones.

También es necesario decir que, a pesar de todo esto, Calatrava es un visionario y un ingeniero que crea formas inverosímiles y proyecta obras que otros no se atreverían ni a imaginar, como demuestran su infinidad de proyectos. Quién tenga la culpa de pagar sus excentricidades es un tema muy controvertido a camino entre el arte y la practicidad, que implica a partidos políticos, comunidades autónomas, gobiernos…etc. Si en las antiguas civilizaciones se utilizaban esclavos para obras faraónicas, hoy en día se emplea el dinero público para el mismo cometido. El ser humano necesita expresar y contemplar su creatividad, pero… ¿a qué precio? 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Exprésate

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger